Cuando tengas claro lo que quieres de tu vida, rápidamente encontrarás tu camino

martes, 26 de agosto de 2014

Viejos recuerdos

La resignación ha llegado al límite. Soy yo misma a lo único que me enfrento. Por desgracia mi cuerpo es tan solo un reflejo hipócrita de la realidad, y aunque me mires a los ojos seguirás sin conocerme de verdad. Tengo el poder de congelar mis sentimientos, lo que hace que tus palabras no sean más que pellizcos en un bloque de hielo. No puedes acusarme de ser como soy, tú me has convertido, soy tu creación.

Nos rodeamos de mentiras para vivir un día más, estamos cada vez más lejos de la felicidad. Vivimos y morimos recordando los días perfectos. La realidad te está destruyendo.