Cuando tengas claro lo que quieres de tu vida, rápidamente encontrarás tu camino

domingo, 16 de febrero de 2014

¿Sueñas o vives?

Soñé con un mundo en el que no había injusticia. Aquel en el que los ricos no obligaban a los pobres a pasar por alto sus sentimientos para poder comer. Uno en el que las cosas que ganaras no fuera gracias al dinero, sino al empeño y la dedicación. 

El país perfecto sería aquel en el que no hubiera división, en el que todo el mundo tuviera un hogar y pudiera disfrutarlo con su familia. Que todo el mundo disfrutara de una calidad de vida similar. Que no existieran políticos dictándote que tu vida debería ser como fue cincuenta años atrás. Que nadie pudiera manipular ni censurar el conocimiento que deseas adquirir. 

Esa noche soñé con un mundo en el que nadie pasaba por encima de nadie. Y en el que las personas tan solo buscaban mi amistad y no mis bienes. Ninguno era mejor que el otro y ayudar al prójimo estaba entre las convicciones fundamentales. 

Me hubiera quedado si no hubiera sido porque desperté. Volví a la realidad. Esa donde las mujeres se juegan el derecho al aborto, familias enteras son obligadas a dormir sin un techo encima, niños sobreviven gracias a los desperdicios que otros tiran a la basura, los medios de comunicación no dicen TODA la verdad y los "grandes" poderes se han apuntado a la moda de robar todo el capital que les llega sin penalización alguna.

Algún día encontraré un mundo, un país, un lugar, donde mi sueño se cumpla. Pero de momento me tendré que enfrentar a este escenario de mentiras que llaman realidad.