Cuando tengas claro lo que quieres de tu vida, rápidamente encontrarás tu camino

domingo, 15 de septiembre de 2013

Ya no hay espacios vacíos



 Estaba moribunda en una oscuridad latente, tenía miedo y no le hacía frente. Todavía me resulta extraño pensar que estoy viva. Por mucho que me despierte cada día, sigo pensando que esto no es real, que quizás un día acabe y ya no lo tenga más. El miedo está ahí, no lo puedo evitar.

No quería volver a abrir mi corazón de esta manera, ahora soy más frágil que nunca. La fragilidad deriva en una felicidad que nunca antes había sentido, así que tampoco lo veo tan mal. Pero sé que cualquier cosa podría acabar conmigo.

¿Y si algo va mal? ¿Quién me ayudará? Lo que tienes en un momento se puede esfumar de la misma manera en la que llegó…y por eso tengo miedo.

Quizás un miedo irracional que no acabará nunca cumpliéndose, pero es mejor así. Tampoco quiero llevarme desilusiones. Porque mi corazón es frágil, ahora más que nunca.

Ya lo he decidido, te necesito