Cuando tengas claro lo que quieres de tu vida, rápidamente encontrarás tu camino

sábado, 31 de diciembre de 2016

Se acaba...

Después de un año, volvemos de nuevo a recibir esas felicitaciones que nos recuerdan que se ha acabado una cifra que te ha seguido durante 365 días. En cada "¡Feliz 2017! hay detrás una persona que se ha unido a mi viaje este año y recuerdo a aquellas que se unieron tiempo atrás.

Es un día en el que rememoramos con tesón o nostalgia, los momentos que hemos dejado atrás. Si rememoro los últimos doce meses de mi vida, el balance ha quedado en positivo.

Me viene a la cabeza ahora como un 31 de diciembre de 2012, en el que no sabía qué estaba haciendo con mi vida, y mucho menos, tenía alguna idea de qué me depararía el futuro. Las cosas han cambiado tanto que ya casi no recuerdo la nube negra que me hacía dudar de mi misma.

Si recuerdo este último año, me quedo con las personas que he conocido y las oportunidades que he decidido no dejar pasar. Ahora realmente puedo decir que soy feliz, a pesar de ser quejica por naturaleza.

Ha sido un buen año. Y lo digo sin pretender desprestigiar al año que se ha cebado con miles de vidas, que ha llevado al poder a varios personajes pintorescos y que ha dejado en tela de juicio la comunidad democrática mundial. No. Pero a nivel personal las cosas han estado bien. Ahora tengo un máster, otro oficio diferente al de periodista y un trabajo que me da una satisfacción personal que jamás había tenido.

No mentiré diciendo que no he pensado en que con todo lo bueno que ha sucedido este año, es cuestión de tiempo que cambien las tornas y que hay posibilidades de que sea en el próximo año. Pero no importa, porque ahora mismo soy feliz.

Las personas que he conocido han sido sin duda lo mejor de este año, además de las personas que siguen ahí a pesar de todos los pesares. Gracias a todos por haber sido apoyo y amigos <3