Cuando tengas claro lo que quieres de tu vida, rápidamente encontrarás tu camino

sábado, 18 de octubre de 2014

Nos olvidamos del tiempo

Hoy, nos hemos olvidado de qué era el tiempo. Simplemente hemos vivido sin ello. Hemos parado el tiempo desde el momento en que nos conocimos y, qué extraño resulta que todo siga igual. Los besos nunca han sabido diferente en este tiempo, aún me hacen sentir lo mismo.
¿Cómo de genial puede ser cuando algo perdura tanto tiempo sin alterarse, sin ni siquiera tener una brecha?

La unión es más fuerte de lo que parece. Las inseguridades se las hemos dejado a otros porque para nosotros eso es para débiles. No vemos el final porque no tenemos razón para verlo.
Las cosas se rompen cuando se empieza a pensar en lo último que haremos juntos. El último beso, el último abrazo, la última risa, el último te amo.

Es difícil explicar la suerte que tienes al sostener entre tus manos una película sin final. Una película que está lejos de ser como esas de sobremesa con las que te acabas echando una siesta, sino más bien como aquellas películas de las que no quieres que llegue el final. Si te dejaran incluso, la que estarías viendo durante años sin parar siempre como si fuera la primera vez.

La vida más bonita es la que vives como una película. Las películas más bonitas son las que construyes con tu corazón. De tu corazón depende la intensidad con la que vives.

Aquí estoy...escribiendo el guión de la película de mis sueños.