Cuando tengas claro lo que quieres de tu vida, rápidamente encontrarás tu camino

miércoles, 3 de septiembre de 2014

¿Qué futuro puede haber en una cárcel?


Me lo pregunto cada día. La gente se marcha para buscar algo que hacer con su vida. Y nosotros...pues también deberíamos hacerlo. El mundo nos está esperando, con sus paisajes y sus costumbres que tanto difieren de las que existen en nuestros pequeños universos. 
Dejar todo atrás puede que sea lo que más miedo nos infunda, pero si lo pensamos bien, no hay nada que temer. Perderemos a gente, perderemos dinero, perderemos hasta tiempo...pero todo eso se vuelve menudo frente a la satisfacción de haber conseguido tu sueño de toda la vida. 

Tememos abandonar lo que siempre hemos conocido: lo cómodo y asegurado. Debemos aferrarnos a aquello que nos hace querer aventurarnos. Irse hasta el fin del mundo, allí dónde nadie sepa quién eres, dónde poder convertirte en quién siempre deseaste ser, dónde tener las oportunidades que aquí no tienes para cumplir tus sueños...bueno... podéis admitir que suena bastante excitante.

Esta pequeña isla se vuelve más pequeña por minutos, muchos quieren estar en ella y a la vez marcharse. Lo complicado llega cuando se trata de decidir. Todavía hay tiempo, no está todo perdido. Solo nos falta un empujoncito.

¿Nos vamos?