Cuando tengas claro lo que quieres de tu vida, rápidamente encontrarás tu camino

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Déjalo ir

Igual que nos juntamos un día, nos separamos al otro. No hay mucho que decir...

Cuando tienes un vínculo con alguien piensas que nunca se va a romper... es tan fuerte...

Entonces te das cuenta que la fragilidad o la dureza es relativa. Un día todo está bien y al siguiente ni os conocéis.

No digo esto para llamar la atención, es una simple observación. 
Debemos reconocer lo efímero y darle importancia en el momento. Luego dejarlo volar cuando no da para más. 
Siempre habrá alguien ahí aunque se hayan roto otras cosas, siempre tendrás alguien con quién contar... aunque no siempre sea la misma persona. 

Echa la vista atrás y recuerda quién estuvo cuando no tenías a nadie, esa es. Cuídala. Estará siempre para ti. 

Y puede que no esté siempre a tu lado, que os distanciéis, que la vida os lleve por caminos diferentes; pero a la hora de la verdad y cuando no tengas nada más, no te reprochará el haberos distanciado. Estará ahí, como siempre, como si nada hubiese pasado. 

La amistad no es estar de cuerpo presente en todo momento, es estar cuando realmente se necesita.